projection screen and chairs on the keyboard of a latop, 3d rendering,conceptual image. training and e-learning concepts.

Fraudes en la enseñanza «online»

Irene Tarifa Galisteo

Hoy vamos a centrar esta entrada en un hecho que, sin ser nuevo, ha cobrado especial relevancia en el momento actual. Nos referimos a la enseñanza impartida a través de plataformas digitales que operan en internet. Una vez más el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación -TIC- aporta sus herramientas, y con su gran potencial de difusión acerca a los usuarios a todo tipo de recursos, de forma que el aprendizaje online salva así problemas de disponibilidad horaria y de residencia; esto supone una indudable ventaja.

Es en la primavera de este 2020 cuando un grave acontecimiento sanitario (pandemia de la Covid-19) se manifiesta con crudeza y, entre otros muchos efectos negativos, fuerza al cierre de todo tipo de centros educativos desde escuelas infantiles a universidades. No queda otra alternativa que utilizar las TIC y continuar la actividad educativa “a distancia”.

Pero como ocurre en muchas otras situaciones las indudables ventajas vienen acompañadas de algunos inconvenientes que habrá que tener en cuenta.

sillas y teclado

El aprendizaje en la red

Podemos decir sin miedo a exagerar, que en la red “hay de todo” y naturalmente esto incluye todo tipo de recursos de enseñanza- aprendizaje: desde los típicos tutoriales ya sea en formato escrito como en video, webinar, blogs y webs de diverso contenido, hasta la oferta de cursos de temática diversa, con o sin evaluación de los aprendizajes adquiridos.

 Una primera e importante distinción sería la enseñanza que se oferta de manera “informal” tanto desde instituciones públicas como privadas y la llamada enseñanza “formal” que por lo general conduce a la obtención de un título. Llegados a este punto es donde habrá que valorar qué se oferta y desde qué institución, la calidad del material de aprendizaje, quién ejerce la acción tutorial y, sobre todo, como se evalúa la formación adquirida. Estas exigencias nos acercarán a instituciones de confianza que garanticen una enseñanza de calidad y nos evitaremos contratiempos no deseados. En general, los centros educativos que imparten enseñanzas “regladas” en su forma clásica de modalidad presencial, están avalados por los usuarios de sus servicios en lo que respecta a su organización, funcionamiento y exigencias de calidad, por lo que cuando se incorporan a plataformas para el aprendizaje online, cabe esperar que mantengan una línea de actuación semejante que asegure la satisfacción de los usuarios de la nueva modalidad.

En este sentido, conviene destacar que la singularidad de la situación descrita antes (pandemia COVID-19) desencadenó una situación muy especial, que afectó a docentes y estudiantes, que en tiempo “récord” debían adaptarse a la enseñanza online, ante la alternativa de dar por perdido el curso académico. Esto multiplicó el trabajo de unos y otros y la dedicación temporal que conlleva; en muchas ocasiones, además habría que suplir las carencias tanto de medios técnicos como de conocimientos apropiados de las TIC, con esfuerzo, paciencia, buena voluntad y mucho trabajo colaborativo.

Problemática en la evaluación del aprendizaje

Hemos descrito a grandes rasgos como las TIC son un instrumento muy útil en las tareas de enseñanza-aprendizaje y ha quedado expuesto que es mucho y de muchas formas lo que se puede ofertar en la red.

Dejamos a un lado la eventual calidad de lo que se ofrece, pues eso debe juzgarlo el propio usuario con sus conocimientos e intereses, ya que de cualquier búsqueda que realice aparecerán multitud de ofertas entre las que es preciso elegir las idóneas para nuestros fines. Además, ahora resulta conveniente volver a la situación que describimos antes, donde tenemos alumnos y profesores inmersos en una nueva modalidad de enseñanza, pues sencillamente las medidas sanitarias determinan que la “presencialidad” en los Centros no es posible.

No debemos olvidar que nos referimos a enseñanzas “regladas” que conducen a una promoción de curso o en su caso, a la titulación. Es así como llegamos al aspecto clave del aprendizaje, que es la comprobación de los conocimientos y competencias adquiridos a lo largo del proceso, dicho de forma más corta aparece la evaluación.

 Es razonable pensar que la evaluación ante todo debe ser un instrumento muy bien diseñado, con proporción ponderada de diversos aspectos a tener en cuenta, para garantizar que se otorga una calificación justa. Nos encontramos con un problema crucial a la hora de evaluar el aprendizaje online: no tenemos al alumno junto a nosotros y ya en este punto comienzan los recelos y desconfianzas; en efecto, no se puede garantizar (al menos con total seguridad) que el alumno evaluado pueda “copiar” de distintas fuentes a la hora de resolver un cuestionario, siendo aún más preocupante, la eventual “suplantación” de forma que alguien realice las pruebas en su nombre. Naturalmente estas acciones en cualquier ordenación educativa de los Centros son perseguibles y se castigan con menor o mayor dureza. Aquí entramos ya en cuestiones de tipo ético y moral pues tampoco se puede “criminalizar” de forma generalizada la actuación del alumnado con base en la actitud irresponsable de algunos alumnos.

 Es cierto que la evaluación online es muy compleja y como tal deben estudiarse nuevas estrategias con los medios disponibles. Y habrá que trabajar mucho con el alumnado valores como la honradez y el esfuerzo personal hasta que asuma que su formación real es más importante que la propia calificación o el título obtenido.

¿Y mientras tanto? Las pruebas deberían diseñarse de forma que comprometan más las estrategias, propuestas, razonamientos, etc. en las respuestas, que los aprendizajes memorísticos.

 Y sin olvidar que existen aplicaciones (algunas gratuitas y otras de pago) que pueden ayudar a descubrir los intentos de fraude, ya sea por copia, plagio de trabajos y publicaciones, etc.

Desde TecnoPeritaciones, con nuestro personal especializado, podemos ayudar a establecer la autenticidad de los diversos documentos y materiales utilizados en TIC, también relacionados con la comunicación digital en la enseñanza online.

¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email
Call Now ButtonLlamada Gratis

Utilizamos cookies para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios. Puedes ver las preferencias de privacidad en este enlace.