network_background

Redes sociales: aquí cabe todo

Introducción

Aunque el título pueda parecer exagerado, si tenemos en cuenta la cantidad de aplicaciones basadas en las tecnologías de la información y comunicación (TIC) y las distintas posibilidades que ofrecen a los usuarios para la publicación y el intercambio de textos, mensajes, imágenes, vídeos… nos quedamos cortos.

Lo que en principio son unas herramientas que nos facilitan de forma indudable la comunicación en tiempo real con nuestros semejantes y salvan todo tipo de distancias, también nos presentan su cara menos amable por la cantidad de riesgos que puede llevar su utilización.

Además, algo que no siempre se tiene en cuenta, es que lo que enviamos a las redes sociales se va a difundir de forma rápida y muchas veces hasta descontrolada y también en muchos casos será información que quedará por ahí “para siempre”.

Auge de las redes sociales

Es indudable que los “servicios” que nos plantean las aplicaciones informáticas con respecto a la comunicación no han dejado de crecer y diversificarse. Naturalmente, algo nos están pidiendo a cambio pues lo de “gratuito” (o si lo preferimos free) es solo una ilusión, lo cual tiene sentido, pues cualquier actividad empresarial buscará de una u otra forma su beneficio. En el uso de las redes sociales vamos a pagar el “precio” de dar a conocer nuestros datos personales, costumbres y preferencias que no es poco, si se tiene en cuenta que a partir de ahí se puede obtener nuestro perfil como “consumidor” y todo estará preparado para ofrecernos aquello que más nos “conviene”.

Una cuestión a considerar con respecto al crecimiento en el uso de redes sociales es la sensación de “protagonismo” que puede alcanzar cualquiera; en efecto, con un móvil a su alcance puede hacer que unos comentarios o unas grabaciones subidas a la red se vuelvan “virales” y aumenten de forma exponencial el número de sus “seguidores”. Esto puede resultar peligroso y ejemplos tenemos: insultos, agresiones… grabados con el propósito de buscar notoriedad. Lamentable.

Otro aspecto que conviene tener en cuenta es la dependencia del uso de redes sociales que, por desgracia, en un porcentaje importante se está convirtiendo en una auténtica adicción y ya sabemos lo que esto puede suponer en general para cualquier persona y particularmente para los adolescente y jóvenes: bajo rendimiento en sus tareas ya sean laborales o de estudio y formación, acceso e intercambio de contenido inapropiado, pérdida de la intimidad, dependencia continua de la opinión y aprobación de los demás en sus actuaciones en la red…Todo lo cual, aunque parezca una paradoja, suele llevar a un progresivo aislamiento personal y a un deterioro de las auténticas relaciones propias del entorno familiar y de amistades.

Demasiada información y muchos usuarios

Hoy en día “producir” información ya sea escrita como en forma de audio, imagen o vídeo está al alcance de cualquiera y además en tiempo real; esto hace que sin otro requisito que nuestro móvil o tableta y una conexión a Internet seamos potenciales “periodistas” y ya puestos, “comentaristas expertos” de arte, ciencia, política o cualquier otra cosa que se nos ocurra. Y todo esto, ahora lo multiplicamos por el ingente número de usuarios de las redes sociales: ¿el resultado? circula en la red muchísima “información” poco o nada contrastada, en definitiva, poco fiable.

Y dando un paso más, comentarios inapropiados, descalificaciones personales, ciberacoso y todo tipo de acciones malintencionadas, muchas veces resultan amparadas en el “anonimato” o en una “falsa identidad” de sus autores, que a su vez perciben una sensación de “impunidad” en sus actuaciones. Y desde luego, los aspectos de control y vigilancia de lo que se publica en redes sociales resulta bastante complicado, por no decir imposible, pues como se ha indicado es ingente la cantidad de material y de muy variada procedencia la que se envía a las redes de forma continua y cada vez más creciente.

Conclusiones

  1. Es indudable que el uso de redes sociales está suponiendo una verdadera “revolución” en cuánto a la información y comunicación se refiere y esto es un aspecto positivo.
  2. Toda la problemática asociada a este tipo de comunicaciones tiene su origen en la utilización que de forma irresponsable puede hacerse de las mismas.
  3. En consecuencia la forma más eficiente para que nos beneficiemos de estas herramientas salvando los inconvenientes que pueden originar, es la prevención. Esto puede conseguirse participando en sitios de confianza y siendo muy conscientes de la información que suministramos y de la que intercambiamos. También resulta fundamental hacer un uso racional de estas aplicaciones, evitando la dependencia de las mismas.

Desde Tecnoperitaciones, estamos a su disposición para ofrecerle asesoramiento y asistencia técnica por personal especializado, en todos los problemas que puedan originarse en la utilización de redes sociales.

¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email
Call Now ButtonLlamada Gratis

Utilizamos cookies para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios. Puedes ver las preferencias de privacidad en este enlace.